Ver más preguntas frecuentes
¿Cómo trabajamos la propiocepción en pacientes con daño cerebral?
 

Antes de explicar la importancia de trabajar la propiocepción, tenemos que conocer qué es la propiocepción. Vamos a usar una definición propia, para que sea más fácil de entender. Se podría decir que “es la capacidad que tiene nuestro cuerpo para saber cómo están ubicadas en el espacio cada una de las partes de nuestro cuerpo y cómo se mueven, sin necesidad de mirarlas”. Es otro sentido más de nuestro cuerpo, junto con la vista, oído, olfato, gusto y tacto.

Influye en nuestra vida diaria y sobre todo a la hora de realizar actividades que requieren de una mayor coordinación y equilibrio. En los pacientes con daño cerebral hay una alteración de su propiocepción y es muy importante trabajarla en sesión. Para ello, se realizan ejercicios de forma activa basándonos en la coordinación, equilibrio y cambios de superficies.

Existen gran variedad de ejercicios en los que se puede ir aumentando la dificultad desde el área de fisioterapia. Por ejemplo, un mismo ejercicio se puede comenzar a realizar mientras el propio paciente observa como lo hace; cuando lo controle, ese mismo ejercicio lo realiza mirando hacia otro lugar, después con los ojos cerrados, con apoyo monopodal… De igual modo, se iría subiendo la intensidad en las superficies, de más estables a más inestables. Para realizar estos ejercicios podemos usar un gran número de material, como fitball, aros, pelotas, discos de propiocepción, bosu…

El objetivo en estos pacientes sería mejorar su control postural, dar herramientas al paciente para crear su nuevo esquema corporal y mejorar el equilibrio para evitar caídas.

Somos un equipo de profesionales expertos en neurorehabilitación infantil ubicados en Almería y ofrecemos innovadoras terapias personalizadas.

Conócenos