Ver más noticias

¿Por qué es importante que los bebés aprendan a gatear?

Publicado el 13 de Octubre de 2020 por Leticia Parra Medialdea. Archivado en FISIOTERAPIA INFANTIL

A lo largo del desarrollo motor del bebé, se van adquiriendo diferentes ítems que les permiten desplazarse; uno de ellos es el gateo, que suele aparecer entre los 7 y 9 meses de edad. Este ítem no solo tiene beneficios en su desarrollo motor, sino que está directamente relacionado con el resto de las áreas del desarrollo.

El gateo es un momento evolutivo clave pues indica que el bebé ha adquirido autonomía respecto a sus padres y la oportunidad de explorar y descubrir el entorno. Sin embargo, cada vez hay más niños que comienzan a andar sin haber gateado antes; en la mayoría de los casos esto se debe a que no se les da la oportunidad de moverse libremente por el suelo, bien por el uso de taca-tacas, el uso de parques infantiles, cochecitos…

El gateo favorece:

  • La conexión de los dos hemisferios cerebrales y sirve para crea rutas de información cruciales para la maduración de las áreas cognitivas.
  • El desarrollo del patrón cruzado, que es esencial en el equilibrio corporal durante el desplazamiento. Este movimiento comprende el eje de hombros y de caderas.
  • El desarrollo del sistema vestibular y propioceptivo, dando información sobre cómo se encuentra cada parte del cuerpo en cada momento. Esto permite hacer movimientos con gran precisión.
  • El enfoque de los ojos, el niño mira un punto cercano para colocar de forma adecuada sus manos y rodillas. 
  • El desarrollo táctil, el niño siente la tactilidad de la mano que está viendo. Esto es importante para en un futuro adquirir una buena manipulación fina, esencial en actividades como la escritura.
  • El establecimiento de la lateralización, uno de los dos hemisferios se convierte en el dominante y el otro en servidor.
  • El aprendizaje de la lecto-escritura. El gateo desarrolla la coordinación ojo-mano, el bebé establece la distancia que hay entre su ojo y su mano.
  • El fortalecimiento de la musculatura de miembros superiores e inferiores.
  • El fomento de su autonomía, ya que el bebé comienza a explorar por sí solo, conoce distancias, profundidad, texturas…

 

                                                                                                                               

 

Podemos estimular el gateo de la siguiente forma:

>> Dejarlo en el suelo, es un espacio seguro donde puede desplazarse con facilidad.

>> Vestir al bebé con ropa cómoda y sin zapatos, para que pueda tomar impulso con el dedo gordo del pie.

>> Motivarlo. Podemos por ejemplo, colocar su juguete favorito a una distancia de él y que vaya a cogerlo.

>> Colocar al niño en cuadrupedia y estimular y ayudar el movimiento de sus piernas y brazos.

>> También podemos gatear a su lado, para que normalice el movimiento y ayudarlo en caso necesario. De esta forma podemos hacer carreras, persecuciones en diferentes direcciones…

 

                                                                                                                            

 

 

¿Algún comentario?

Somos un equipo de profesionales expertos en neurorehabilitación infantil ubicados en Almería y ofrecemos innovadoras terapias personalizadas.

Conócenos