Ver más noticias

Uso de mordedores y Terapia Ocupacional

Publicado el 15 de Junio de 2016 por Javier Rodríguez Cano. Archivado en -terapia Ocupacional

MORDEDORES Y SU CORRECTO USO 

Desde el área de trabajo de Terapia Ocupacional, llevamos a cabo un breve resumen de cómo valorar si es necesario el uso del mordedor para obtener los resultados esperados, como masticación, control del alimento, disminución de la exploración oral.  Valorar si es necesaria la introducción de ésta herramienta en el tratamiento específico del niño.

Cada niño debe ser tratado como un caso individual, en todo momento se debe tener en cuenta las características, personalidad, preferencias y necesidades en sus actividades de la vida diaria.

Principales motivos en los que nos planteamos introducir el uso del mordedor en un tratamiento:

  • Niños con dificultades en la actividad de la alimentación.
  • Niños con dificultades en la adquisición de hitos oro faciales y por tanto, dificultades en la modulación y discriminación de estímulos de tipo sensorial.
  • Problemas en las praxias orales derivadas de cualquier otra afectación.

Dentro de las necesidades que se nos pueden presentar podemos observar: niños que buscan objetos para llevarse a la boca, niños que por el contrario no quieren probar alimentos, otros que observamos que tragan cualquier alimento sin masticar, les cuesta cerrar la boca y morder, niños que aún no han desarrollado la suficiente fuerza para morder y usan la succión para suplir la masticación, niños con problemas en la deglución por pobre desarrollo de la musculatura deglutoria, babeo excesivo etc.

¿Cómo usar los mordedores?

Un mordedor siempre será una herramienta de trabajo que nos apoya dentro de la terapia, pero nunca debemos tener un uso aislado del mismo. Hay muchos tipos de mordedores con los que fomentamos un trabajo oral u otro; habrá mordedores para reforzar los inicios de la masticación, otros mordedores para trabajo de regulación, otros que nos ayudan el mejor uso de la lengua y mejoran el control de la musculatura que potencia el babeo, con textura, sin textura, con formas diversas, con vibración y un largo etcétera. Escoger entre ellos forma parte de un buen tratamiento.

Siempre tendremos en cuenta la totalidad del niño: postura, tono, habilidades motoras finas, situación emocional, vínculo y perfil sensorial (además de las observaciones no estructuradas por parte del terapeuta). Y en base a esto, educar sobre el uso y trabajo con ellos. Por supuesto es necesario tener en cuenta que objetos de uso diario estamos usando según la edad e la que nos encontramos, ya que el uso prolongado del biberón o chupete no beneficiarán nuestro tratamiento, y retrasarán las habilidades necesarias en la alimentación normal.

Consejos:

  • Tener en cuenta que un mordedor siempre es alternativo a la terapia y no debe usarse más de la cuenta.
  • No suple las necesidades sensoriales y motoras del niño sin previo trabajo.
  • Se entrena al niño en su control, y si esto no es posible, se supervisa por el adulto.
  • Cuidado con la vibración, es una sensación muy alta que puede provocar el efecto contrario al que buscamos.
  • No todos los niños que buscan sensaciones a través de la boca, saciarán sus necesidades sensoriales con un mordedor, deben tener una valoración exhaustiva.
  • No todos los mordedores favorecen el trabajo oral.
  • Qué respuesta emocional tiene el niño cuando se le ofrece el mordedor.

Ejemplos de uso de mordedor sin asesoramiento consciente:

http://www.farmacoronline.es/data/images/shop/products/6835/240x180_mordedor-suavinex-etapa-2-azul-farmacoronline.jpg                      

Cuando tenemos 6 meses, a pesar de no tener dentadura, ya tenemos capacidad de masticar alimentos blandos y semi duros, este mordedor impide los movimientos laterales de la lengua hacia los dientes.

http://www.jugandoacrecer.es/515-1344-large_default/pulsera-para-morder-chewlery.jpg                    http://www.infanitas.com/1248-thickbox_default/pulsera-mordedor-bebe-jellystone-designs-comprar.jpg

Este mordedor puede romper o lijar los dientes delanteros, no tiene la dureza necesaria para recibir la sensación que estamos buscando dentro de la regulación sensorial y no permite uso de la fuerza intra oral (muelas, movimientos lengua, degukción, y en niños con buen control oral, etc).

!Cuidado! con el abuso de mordedores con vibración, ya que con el exceso de su uso, podemos crear menor sensación de los alimentos a la hora de la comida. Y a pesar de trabajar el tono, el input tactil es sumamente importante en esta actividad. 

Publicado por

Javier Rodríguez Cano

Terapeuta Ocupacional Máster de Terapia Ocupacional en la Infancia.

¿Algún comentario?

Somos un equipo de profesionales expertos en neurorehabilitación infantil ubicados en Almería y ofrecemos innovadoras terapias personalizadas.

Conócenos