Ver más noticias

Dispraxia o problemas en la planificación motriz

Publicado el 10 de Septiembre de 2015 por Javier Rodríguez Cano. Archivado en Integración Sensorial Terapia Ocupacional

¿Torpeza, descoordinación, poco juego con los iguales?

A este tipo de cuestiones que nos pueden aparecer en nuestro día a día con los niños podemos darle respuesta a través del consejo de un profesional de Terapia Ocupacional.

Los problemas de planificación motriz o dispraxia del desarrollo se refieren a las dificultades en la integración sensorial.

 La dispraxia del desarrollo es un desorden del desarrollo que afecta a la organización de las sensaciones táctiles, propioceptivas y vestibulares. No se trata de un problema motor, si no de un problema en el procesamiento de las sensaciones corporales.

Para la planificación motriz necesitamos habilidades tales como atención y deseo de conseguir movimiento. El niño con dispraxia tiene dificultades para aprender el movimiento, puede tener variedad motora, pero se verá muy limitado. Movimientos como gatear, arrastrarse, andar o correr no requieren gran planificación motora, suelen ser movimientos que se realizan de forma automática una vez aprendidos.

La información sensorial de todo el cuerpo es organizada por el cerebro para crear una respuesta corporal. Los sistemas más importantes que nos proporcionan el procesamiento sensorial, y que tiene que ser captado por el sistema nervioso central para crear una respuesta a la demanda del entorno y la actividad por nuestro cuerpo son los enunciados anteriormente como, sistema táctil, propioceptico y vestibular.

  • Sistema táctil: podemos notar alteraciones del sistema táctil de forma hipersensible, notando el estímulo normal como extraño o dañino, o por el contrario, no notar con suficiente intensidad el estímulo, en este caso hiposensibilidad.
  • Sistema propioceptivo: es la sensación que procede de los músculos y articulaciones. Tienen que ver con la sensación del posicionamiento y lugar donde se encuentra nuestro cuerpo. Frecuentemente éstos niños reciben pobre estímulo porpioceptivo ,y debido a ello, rompen cosas o hacen daño de forma involuntaria.
  • Sistema vestibular: se trata de las sensaciones de movimiento y gravedad.

Signos de alerta

  • El niño no sabe muy bien qué hacer con los juguetes, los rompe sin querer o por frustración.
  • Gran dificultad con la autonomía: vestirse, lavarse los dientes, abrocharse una cremallera o los botones,..
  • Ha tenido desarrollo motor normal, pero cuando van creciendo y aumentan las demandas, se vuelve más difícil realizarlas.
  • Ordena en lugar de jugar con los juguetes.
  • El profesor nota trabajos desordenados y muy sucios. 

  

Publicado por

Javier Rodríguez Cano

Terapeuta Ocupacional Máster de Terapia Ocupacional en la Infancia.

¿Algún comentario?

Somos un equipo de profesionales expertos en neurorehabilitación infantil ubicados en Almería y ofrecemos innovadoras terapias personalizadas.

Conócenos